Un camino ya recorrido

Latte soya en mano, me dispuse a revisar el programa de SXSW para planear mi agenda personal para el evento. “Why Should I? Approaches to Drive Behavior Change”, mis ojos se detuvieron ahí mismo. Había otros paneles a la misma hora: Women Leaders in Sustainable Design, Conservation in Affordable Housing Communities, Digital Strategies for Environmental Guerrillas. Con toda mi experiencia en Punto Verde no pude resistir la curiosidad de escuchar cómo abordan el cambio de actitudes, desde la práctica, en este país.

Abrí la puerta del salón y apenas pude poner un pie adentro. Casi literalmente. Todas las sillas ocupadas, gente recargada en las paredes y de pie en triple fila, otras más sentadas en el piso. Ipads, computadoras, teléfonos y, por supuesto, vasos de café, salpicaban la escena. Tuve “suerte” de encontrar un rinconcito para sentarme, en el piso por supuesto, para escuchar la discusión. Porque lo único que podía ver desde ese lugar eran a mis vecinos de suelo, y algunos de los que estaban sentados en sillas. Nada más.

Los panelistas eran Michael Ellis de Green Order, Robin Kriegelstein de Badgeville, Ben Foster de Opower y Susan Stevens de Practically Green. Cada uno habló de lo que hacen en sus empresas para cambiar actitudes de empleados y clientes con respecto a decisiones para disminuir el impacto ambiental individual. En resumen, todos coincidieron en estos puntos generales:

  • No asumimos nuestra responsabilidad ambiental porque no hacemos consciente nuestro comportamiento. Es decir, aunque nos preocupan los problemas ambientales, no hacemos nada para remediarlos y ni siquiera nos damos cuenta.

  • Hay que llamar la atención hacia esta “inconciencia”, pero cuidando de no usar la culpa como herramienta. La culpa NO FUNCIONA.

  • Hay que guiar a las personas con ACCIONES ESPECÍFICAS. Sugerirles qué hacer y decirles cómo hacerlo, pero con cambios graduales y asequibles.

  • Mantener la motivación y el entusiasmo es fundamental, y se puede lograr mediante incentivos como reconocimientos, felicitaciones o premios.

  • La “presión social” es un excelente apoyo, tanto en lo individual como en grupos.

  • Lo que importa es el resultado final, y no tanto las razones por las que las personas hacen los cambios.

Y mientras escuchaba todo este intercambio, y luego las muchas preguntas de la audiencia, pensaba en nuestros proyectos en Punto Verde, desde 2003, nuestras discusiones internas, nuestros procesos de diseño de metodologías, nuestros éxitos y nuestras lecciones aprendidas. Y me di cuenta que mis socias y yo empezamos a descubrir y recorrer este camino, sembrando y cosechando, desde hace casi 10 años.

Si te interesa saber más sobre SXSW, escucha uno de los paneles aquí:

Escrito por

azucena garza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.