Innovar para vivir

Hoy como los jóvenes me uno al llamado que están haciendo a los líderes del mundo. En profundo reconocimiento a Greta Thunberg, la joven sueca de 16 quien en agosto de 2018 empezó su lucha personal contra el cambio climático y en noviembre estaba ya parada frente al parlamento de su país, que recién habia expedido la ley mas ambiciosa del mundo al respecto, “Convertirse en un país carbón neutral ara 2045”.

Hoy 24 de mayo de 2019, hay un movimiento global, una nueva huelga climática siendo organizada a la por los estudiantes del mundo y de manera orgánica y autogestiva. Hoy en CDMX hay una cita en el Angel para hacer este llamado. Atrás de los jóvenes y niños hay muchos papás y seguro tambien en muchos sitos, organizaciones que tratan de sumarse al movimiento. Lo hacen por que están concientes de la crisis y quieren un futuro para sus hijos y para ellos mismos también.

En México me ha tocado ser observadora tangencial del movimiento de los padres que apoyan a sus hijos. He visto como amigas y colaboradoras de trabajo o incluso alumnas escuchan y se montan al barco de manera inmediata invirtiendo el recurso no renovable más valioso que tenemos, el tiempo para apoyar en la organización de esta compleja demanda.

¿Por que me uno a este movimiento?, lo hago por su fuerza, por lo genuino de su demanda y porque además me he dedicado al promover la sostenibilidad por mas de 20 años y no he visto resultados contundentes mientras trabajo con empresas y gobiernos en diferentes proyectos. Hay avances puntuales y resultados endógenos, pero nada que haya impactado el sistema para provocar un cambio real.

Hoy se que ya no hay tiempo que perder, no tenemos ni un minuto. Como madre de un pequeño y empresaria quiero hacer todo lo que este en mis manos para facilitar que haya un futuro que sea dignamente vivible y viable para los más jóvenes. ¿Cómo lograrlo?

“hay que empezar a pensar qué podemos hacer no para sostener el planeta, sino para regenerarlo”

La verdad es que no tenemos respuestas. Mientras en el sistema empresarial se busca hacer algo por la sostenibilidad a través del cumplimiento y certificación o uso de estándares, no hemos visto resultados contundentes. La mayoría de ellos se quedan cortos ante la problemática que enfrentamos. Esta crisis es un llamado a innovar.

Se quedan cortos por que estan tratando de ensuciar menos la casa, de mejorar sus desempeños, y a lo mucho de hacer el bien. ¿Pero desde que perspectiva? En definitiva, desde la de la transaccionalidad en donde la rentabilidad económica es el motor que impulsa y promueve todo sin importar los daños que se causen, por que se puede solventar la culpa con el bien que se hace por otro lado con la responsabilidad social y los programas de voluntariado.

Entiéndase que estoy a favor de que eso se siga haciendo, pero ¿cómo?, habría que pensar la manera en la que se hace para volver a ocupar como especie el lugar que nos toca en el planeta. Somos los únicos que en su hacer no generamos condiciones que promuevan la vida en el planeta. Tal cual si hubiéramos llegado de otro sitio en el cosmos a habitar esta preciosura de lugar, por la que no sentimos ningún arraigo y ninguna corresponsabilidad con los demás organismos vivos para generar las condiciones que nos permiten vivir.

Creo que la responsabilidad social empresarial o corporativa puede ser el motor que geste este cambio. Sin embargo, es importante plantearnos la magnitud y escala del cambio que es necesario llevar a cabo para garantizar el futuro que los jóvenes demandan y a cuya voz me sumo.

Cabe recordar que su futuro está íntimamente ligado al futuro de otros miles de especies de flora y fauna que silenciosamente y sin pedir un valor monetario transaccional a cambio generan las condiciones que hacen posible la vida en el planeta, para ellas mismas y para nosotros.

El espacio desde donde puedo aportar es el del pensamiento, el de sentarnos a inventar la manera en la que si podemos vivir. Implica ver mas alla de lso intereses personales, de los intereses de las comunidades, de los intereses económicos y de las nociones de nación que nos hemos planteado. Implica vernos como especie en un momento en donde un entendimiento unitivo es lo único que nos puede dar esperanza de futuro.

¿Cómo hacer una planeación estratégica para el planeta, para la especie humana? ¿Cómo romper las limitantes que nos imponemos con las ideas de falsas y pertenencias pequeñas? Así es como pensar en que vamos juntos, cuando queremos construir muros, seguir impulsando la economía basada en el carbón, cuando estamos peleados con lso vecinos de la casa, pero tambien de la comunidad, pero tambien del país.

Sera que los humanos podemos dejarnos de egos, religiones, ideologías e intereses para preservar la especie. No la de la vaquita marina, ni del rinoceronte blanco, si no la propia y al hacerlo tambien haremos lo propio por la de los demás.

¿Qué puedo hacer yo? Sentarme a pensar con quien quiera tomársela en serio el cómo hacerlo, Con quien quiera innovar y transformar la sociedad en todas sus formas y desde el fondo.  Aquí no hay certificación que valga, mejor práctica que aplique. Hay que innovar con esta conciencia de especie para que cada cosa que hagamos genere condiciones que, silenciosamente, sin egos ni transaccionalidad, produzcan vida tal como lo hacen hoy las abejas, las ballenas y los corales. Innovar con la conciencia de ocupar nuestro lugar en el planeta. Innovar para vivir.

Comparte esto

About the Author

Ana Gabriela Robles

En Punto Verde es responsable del área de ventas, mercadotecnia y desarrollo. Como responsable del área, Ana Gabriela ayuda a sus clientes a identificar y definir sus necesidades, y en colaboración con el resto del equipo, diseña soluciones a estas necesidades. Se especializa en el desarrollo de estrategias para la sustentabilidad, contenidos didácticos multimedia y en la formación de redes de colaboración y movilización de instituciones. Si quieres saber mas de ella ve a esta liga https://puntoverde.com.mx/nosotros/equipo/ana-gabriela-robles/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *