Cuando como pienso…

Cuando como, me gusta pensar en el alimento, en su origen, en su viaje desde la semilla hasta mi plato o en el viaje desde su nacimiento hasta mi plato. Sin duda, es un largo recorrido el que hace y son un montón de manos las que están involucradas. Me pongo a pensar en todo el esfuerzo y la energía que están involucradas, en que compramos lo que comemos en todo el planeta. Claro que no todos comemos igual porque se desperdician toneladas en ciertos países mientras que en otros… ya sabemos hay niños muriéndose de hambre. Fatal nuestra política alimentaria internacional desde esta perspectiva.

Sin embargo, no es la única cara de la fatalidad alimentaria que estamos enfrentando, o debería decir… PERPETRANDO. Así como es diverso y vasto el mundo en cuestión de variedad de organismos comestibles para los seres humanos, en los últimos 300 años nos hemos dedicado a estrechar la variedad. Tal cual, habrá más disponibilidad en algunos países y sectores de la población, pero la diversidad de alimentos que consumimos los seres humanos disminuye amenazando la extinción de variedades de papas, maíces, tanta otra cosa rica que hay por ahí.

Cuida tu dieta, cuida tus alimentos y cuida tu planeta.Punto Verde Consultores
Cuando como, también pienso mucho en la en la gratificación que puedo tener por los sabores, es un verdadero placer comer, sin duda un verdadero placer ya sea probar los kiwis de NZ, los aguacates de MX, el salmón del pacifico o un buen filetito… Como digo con unas amigas, en lo vegetariano y en lo carnívoro, las relaciones siempre se dan alrededor de la mesa, y es un gusto.

Lo que poco cuestionamos sobre los alimentos, pero a mí también se me ocurre pensar al comer, es en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que estoy ingiriendo al preferir una dieta que otra. Imagina: ovo lácteo, vegetariana, crudi-vegana, crudivora, frugivora, ominivora, paleo, vege-paleo… Lo cierto es que cada una estas dietas implican una huella carbónica diferente.

Hacer conciencia sobre la huella carbónica de nuestra dieta es importante, ya que las toneladas de Gases de Efecto Invernadero que genera la industria agroalimentaria, según algunos autores, es mayor a la que se genera en el sector productivo de las chimeneas. En lo personal y en lo empresarial, PyMES o Grandes corporativos, tenemos un espacio de acción importante en el tema de la comida.

Pensemos al comer, cómo podemos bajar la huella carbónica, mitigarla y compensar. Cómo puedes hacerlo al elegir mejor tu dieta, al seleccionar lo local sobre lo importado y a favorecer la conservación de la diversidad de organismos comestibles para los seres humanos.

Cuida tu dieta, cuida tus alimentos y cuida tu planeta.

Comparte esta entrada

About the Author

Ana Gabriela Robles

En Punto Verde es responsable del área de ventas, mercadotecnia y desarrollo. Como responsable del área, Ana Gabriela ayuda a sus clientes a identificar y definir sus necesidades, y en colaboración con el resto del equipo, diseña soluciones a estas necesidades. Se especializa en el desarrollo de estrategias para la sustentabilidad, contenidos didácticos multimedia y en la formación de redes de colaboración y movilización de instituciones. Si quieres saber mas de ella ve a esta liga https://puntoverde.com.mx/nosotros/equipo/ana-gabriela-robles/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.