Biodiversidad… ¿qué tiene que ver con mi empresa?

La conmemoración a nivel internacional de la Biodiversidad es el 22 de mayo. Y, ¿cómo no pensar en el incidente más reciente y sonado en nuestro país entre el presidente y Leonardo Di Caprio respecto a la vaquita marina que sucedió en Twitter?

Pero, en realidad, la vaquita marina es tan sólo una de las especies en peligro de extinción en el mundo.

México es uno de los pocos países megadiversos a nivel internacional. Ocupa un 1% del territorio mundial pero en nuestro país habita un increíble 10% de todas las especies que se conocen. Y sí, aquí vivimos tú y yo; aquí trabajamos y operan nuestras empresas.

Y precisamente por eso debemos empezar a pensar, y actuar en consecuencia, respecto a la responsabilidad que tenemos ante la conservación y preservación de la biodiversidad del espacio natural en el que generamos nuestros ingresos. En una estrategia de sosteniblidad adecuada, una empresa debe asegurarse de no dejar de lado al medio ambiente e incluirlo en su mapa de grupos de interés – sólo así la estrategia será exitosa y la operación de la empresa podrá perpetuarse en el tiempo al mismo tiempo que su rentabilidad incrementará.

¿Te parece ilógico esto que digo? Tu empresa necesita un espacio físico desde dónde operar. Si ese espacio físico se destruye por alguna razón, la operación se verá impactada. Pensemos en trágicos ejemplos de fenómenos naturales como terremotos, inundaciones. Las noticias generalmente muestran el aspecto personal de estas catástrofes. Pero el impacto es en toda la sociedad, incluyendo por supuesto a las empresas, junto con el resto de la infraestructura social. Ahora, pensemos en el balance natural que existe en la naturaleza, en donde todas las relaciones que se dan son de cooperación. En el momento que falta un elemento, se rompen esas relaciones y llegan los desequilibrios. Si el espacio físico, que algunos llaman Eco Forma (elemento indispensable para el éxito de los proyectos sostenibles), se desbalancea, impactará a todos los otros elementos de dicho espacio. No te creería si dijeras que la contingencia ambiental en la CDMX no altera de alguna forma la operación de tu empresa. Y, ¿sabes? La vuelve menos rentable. Pero, ¿sabes otra cosa? También fue co-partícipe de la misma contingencia, del desequilibrio, ¿o no?

No te creería si dijeras que la contingencia ambiental en la CDMX no altera de alguna forma la operación de tu empresa. Y, ¿sabes? la vuelve menos rentable.
Cuando las empresas, empezando por las pequeñas y medianas – responsables de aproximadamente el 80% de la economía del planeta – incluyan al medio ambiente como uno de sus grupos de interés en sus programas de Responsabilidad Social Empresarial, será natural ejercer esfuerzos en pro de la preservación de la biodiversidad. Será también natural pensar en la gestión de los recursos naturales aún cuando no se utilicen directamente en la producción de los bienes o de los servicios en sí, sino como un recurso secundario pero indispensable para continuar con la operación. ¿Has pensado qué sucede con el agua que se utiliza en tu empresa? ¿Con el agua de los escusados? Tu empresa también consume recursos naturales, y su responsabilidad es, también, preservar a las especies en peligro de extinción que pudieran verse afectadas por las descargas de esas aguas. ¿Por qué no tratarlas? ¿Por qué no buscar la manera de implementar paulatinamente una economía circular en la misma empresa, en la que los residuos generados por la operación se conviertan en insumos, ya sea propios o de terceros? ¿O ir más allá y convertirse en ese tercero que busque y utilice los residuos de otras empresas como insumos? Indudablemente estaría contribuyendo directa y activamente a la preservación de la biodiversidad y del balance natural de la Eco Forma, de su espacio físico. Y así, estaría invirtiendo también en su propia rentabilidad a largo plazo.

Es indispensable la función de cada ente, de cada elemento del sistema, y el balance entre ellos. Tanto en la naturaleza como en la sociedad y, aún más, entre la naturaleza y la sociedad. ¿Qué hace tu empresa al respecto? La mía ofrece una amplia gama de opciones de capacitación para acompañar a la tuya a tener una operación más esbelta, con menos impactos ambientales y sociales negativos. ¿Qué podría hacer la tuya a partir de mañana mismo?

About the Author

Ana Lucía Guasque

Asociada de Punto Verde donde se desempeña como consultora para el diseño de estrategias de sosteniblidad empresarial y co-diseña la estrategia de capacitación en línea, Ana Lucía tiene más de 12 años de experiencia en sostenibilidad empresarial, con énfasis en establecimiento de metas, seguimiento de medidores ambientales, así como fijación de metas de reducción de huella de carbono a nivel corporativo. Cuenta con amplia experiencia trabajando con colaboradores para el cambio de actitudes socio-ambientales mediante la capacitación. Ha desarrollado proyectos de inventario de emisiones para medir la huella de carbono de eventos, desde el diseño del programa para llevar a cabo la medición hasta el diseño de las iniciativas de reducción y mitigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.