Evolucionar después del 9-11

Once de septiembre el dia en que nada volvió a ser igual. Hace algunos años en 2001 amaneció lloviendo en la ciudad donde vivía. Llovía a tal grado que las clases fueron suspendidas, esto nos relajó, yo regresé a la cama y mi hijo mayor se puso a ver la tele un rato. Mi rato de sueño duro unos minutos ya que el pequeño regreso corriendo a contarme lo que acababa de ver en vivo en la tele. “Mamá un avión se acaba de estrellar contra un edificio en N.Y.” Así que toda modorra me pare de la cama para ver lo que hoy todos ya conocemos.

Recuerdo que fue un dia de trabajo intenso, desde casa, y de muchas llamadas llevándonos a la realidad de lo sucedido. En esos momentos lo único que yo podía prever y articular es que el mundo jamás volvería a ser el mismo.

Hoy 16 años después de aquella mañana mojada lo constato. Nada ha sido igual. Parece como si en aquel momento, cuando el planeta parecía entrar a un espacio donde todo estaba más conectado, donde viajar era más fácil que nunca, donde había oportunidades de desarrollo y espacio para la tolerancia -, donde se invertían millones en conservación y desarrollo sostenible…. De pronto todos los intereses y todas las inversiones invirtieron sus prioridades.

Los millones se fueron a combatir el terrorismo, y los temas importantes de la vida se ven menos atendidos. El trabajo profundo para elevar el discurso humano a uno que pretende la unidad se ha dejado de lado por uno que plantea, evidencia y estimula nuestras diferencias. El resultado es el merengue en el que vivimos hoy. La justificación plena de la discriminación, de la marginación y del juicio veloz que apunta y acusa al diferente.

En un mundo que prospera todas las acciones de personas y empresas se integren de manera natural y armónica a los ciclos de la naturaleza
En Punto Verde creemos que las cosas pueden ser diferentes, que podemos evolucionar en la Tierra conviviendo entre ideologías, religiones, creencias, razas y especies, para hacerlo solo podemos entrenarnos. Una de las cosas importantes es saber que cada cosa que hacemos como personas o empresas, sin importar nuestro tamaño y capacidad, puede generar efectos de bienestar.

En ocasiones me ha tocado escuchar a empresarios decir que es imposible para las PyMES abordar en su totalidad los temas de sostenibilidad o responsabilidad social, y que no es responsabilidad de las empresas atender los Imperativos globales. Ante estos comentarios me quedo pensando si las PyMES son el motor económico del país la posibilidad de impactar y mover la situación en otro rumbo puede bien estar en sus manos.

Quizá sea tiempo de plantearnos las cosas desde otro ángulo e ir más allá de las ideas de la sostenibilidad y de la responsabilidad social, tratar de salirnos de la foto y ponernos en acción. Inspirados en esta necesidad de coexistencia, de generar bienestar a través de la conciencia de la unidad es que en Punto Verde Consultores ofrecemos programas de cultura socio ambiental para las empresas, puedan implementar sus estrategias de sostenibilidad y sus programas de responsabilidad social de una manera natural y sostenida.

Comparte

About the Author

Ana Gabriela Robles

En Punto Verde es responsable del área de ventas, mercadotecnia y desarrollo. Como responsable del área, Ana Gabriela ayuda a sus clientes a identificar y definir sus necesidades, y en colaboración con el resto del equipo, diseña soluciones a estas necesidades. Se especializa en el desarrollo de estrategias para la sustentabilidad, contenidos didácticos multimedia y en la formación de redes de colaboración y movilización de instituciones. Si quieres saber mas de ella ve a esta liga http://puntoverde.com.mx/nosotros/equipo/ana-gabriela-robles/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *